jueves, 11 de junio de 2015

¿DEMOCRACIA O USUROCRACIA?


El poder todo lo corrompe, el poder todo lo compra, el poder todo lo dirige. El poder maneja a las masas desde el nacimiento del individuo hasta su muerte. Estas aseveraciones han sido dogmas invariables a lo largo de la Historia del ser humano. El incesante progreso tecnológico a lo largo de los siglos financiado por el poder para su propio beneficio, genera siempre un “efecto secundario no deseado”, ha propiciado el desarrollo intelectual del individuo no porque en primera instancia fuera educado o instruido en las últimas tecnologías o en los conocimientos más vanguardistas de su tiempo, hecho claro está que no estaba incluido bajo ningún concepto en la agenda de las élites de poder, siempre ávidas de controlarnos bajo su bota. El desarrollo del individuo viene por algo tan elemental como la simple observación del mundo que le rodea, su capacidad de distinguir lo bueno de lo malo. El ser humano interactúa diariamente con el mundo que le rodea y aunque directamente no sea instruido, sí percibe lo que es bueno y lo que no lo es. Si un individuo percibe el exquisito aroma de un asado recién cocinado, su mente le hará comprender que aquello es bueno aunque no haya visto en su vida a un cordero. Así es como se despierta el desarrollo intelectual del individuo con la inquietud de cambio provocada por el deseo de tener lo bueno y dejar lo malo o menos bueno. Así es como la humanidad avanza en su búsqueda infinita de la verdad y la libertad. Esta búsqueda no termina nunca, el anhelo de perfeccionamiento es intrínseco a la humanidad, desde que el hombre es hombre. El poder ha intentado, intenta e intentará reprimir esas ansias y encauzarlas en su propio beneficio. Tarea que llevan haciendo desde el principio de los tiempos. Desde las primeras ciudades-estado Sumerias y Babilónicas hasta nuestros días, las élites en el poder han conspirado, manipulado, engañado, asesinado y esclavizado al pueblo que dominan. Esto reitero es así desde que el hombre es hombre, pero no hay la menor duda que en los principios del siglo XXI el avanzado desarrollo tecnológico auspiciado y financiado por el poder para satisfacer sus intereses de control global, ha generado como no podía ser de otra manera un peligroso “efecto secundario” en la humanidad subyugada y adormecida . El pueblo llano ha desarrollado su conciencia paralelamente al mundo que le rodea no ha sido instruido en los secretos conocimientos que manejan estas élites de poder. Desconocen el procedimiento exacto de sus intrigas y planes, pero perciben porque interactúan con el mundo que les rodea que la democracia que presenta el poder ante sus ojos, no tiene nada que ver con la idea de libertad y justicia que anhelan sus corazones. Perciben que están siendo engañados, manipulados, asesinados y esclavizados como veremos seguidamente, por una falsa democracia.


Definamos Democracia, básicamente una democracia es el gobierno del pueblo. Un pueblo o comunidad elige a sus representantes políticos mediante elecciones libres para administrar el dinero público en aras del progreso y desarrollo de la comunidad. ¿ Vivimos hoy en una democracia ?.
Analicemos a nuestros respectivos países, ¿ realmente votamos libremente ? ¿ o estamos inmersos en un sistema en el cual somos dirigidos por los medios de comunicación de masas como borregos lobotomizados?. Nuestra opinión busca ser moldeada las 24 horas del día en función de unos intereses que nada tienen que ver con los del pueblo al que pertenecemos. Los medios de comunicación y los partidos políticos que aparecen en la televisión son propiedad en última instancia del mismo dueño, la élite financiera propietaria de la Reserva Federal, el FMI, el Banco Mundial o el BCE. Un reducido grupo de familias elitistas que son las que gobiernan realmente en la sombra. Nombres como Rothschild, Rockefeller, Morgan, Warburg, Goldman, Lehman, etc.., vienen a nuestra mente. Son los propietarios del sistema financiero, los propietarios de la emisión de las principales divisas del mundo, el dólar y el euro. No rinden cuentas ante ningún gobierno ni ningún parlamento democrático, ellos son el sistema. Los medios de comunicación mediante empresas puente pertenecen en última instancia a esta oligarquía financiera selecta. ¿ Sabíais que siete corporaciones dominan el 70% de los medios de comunicación del mundo ?. Sony, Bertelsmann, Viacom, Walt Disney, General Electric, Time Warner y News Corporation. Desde revistas hasta portales de internet, pasando por radios y canales de televisión, compañías de videoconsolas o productoras de cine, el 70% de todas las que existen hoy pertenecen a estos siete grandes conglomerados, cuyos propietarios solo rinden cuentas a los amos del sistema financiero. Su función es decirnos las 24 horas del día lo que tenemos que amar, codiciar, pensar, temer o votar. Si no apareces en los “mass media” simplemente no existes, pero retomemos el tema de los partidos políticos. Únicamente tienen relevancia aquellos que salen en televisión y a la televisión sólo se llega con la bendición del propietario. ¿ Me explico ?, en tu ciudad o en tú país puede haber un grupo de ciudadanos justos y honrados que decidan agruparse en un partido político para intentar cambiar las cosas y priorizar los intereses del pueblo sobre el poder de la usura. Pero si no salen en los medios de comunicación simplemente no existen para la gran masa de población y sus posibilidades de llegar a algún puesto de decisión son cero sobre cero. 



Los partidos políticos no sólo aparecen continuamente en los medios de comunicación de la élite, también son financiados a través de sus bancos, con cuantiosos préstamos que les sirven para costear sus mastodónticas campañas políticas de millones y millones de euros o dólares. ¿Acaso alguien cree que los grandes partidos con opciones de llegar al gobierno se costean las campañas con las cuotas de sus afiliados?, no. Son financiados por la élite financiera y deben regirse por sus mandatos. Claro ejemplo lo tenemos con la actual crisis provocada por la masiva especulación para generar más y más intereses de la deuda. El agujero financiero de miles de millones de dólares ha sido cubierto simplemente emitiendo más dinero por parte de los propietarios del sistema. Pero luego ese dinero inyectado a los bancos tiene que ser devuelto con intereses a los amos del dinero y eso lo tenemos que pagar el pueblo. Es la gran estafa del siglo, ellos pierden millones de euros, le dan a la máquina de hacer dinero para prestarse el dinero así mismos, pero luego la devolución de la deuda debe ser pagada por todos nosotros más los intereses, timo y usura .Eso sí los medios nos presentan a sus diferentes opciones políticas, voten al rojo o voten al azul, al amarillo o al naranja, pero al final todos tienen el mismo amo al que le deben su posición y su carrera. ¿ Qué hace por ejemplo Pedro Sanchez el lider del Partido Socialista “ Obrero” Español en la reunión Bilderberg?. ¿ Ha ido quizá para hacer una colecta para los más necesitados?. ¿ Qué clase de democracia es aquella en la que priman antes las necesidades de la oligarquía financiera por delante de las necesidades del pueblo ?. ¿ Es esto el gobierno del pueblo ?. Si crees que la respuesta es no, entonces percibes como yo que no estás viviendo en democracia. Estas viviendo en un sistema dirigido por una casta de financieros amos de nuestro dinero, nuestro trabajo, nuestro entretenimiento y en última instancia de nuestras vidas. Un sistema tutelado por los designios de la usura, un sistema usurocrático.













No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.