sábado, 13 de junio de 2015

EL FASCISMO Y MUSSOLINI FINANCIADOS POR EL ESPIONAJE BRITÁNICO

Benito Mussolini (1883-1945 ), nombre completo Benito Amilcare Andrea Mussolini ( 29 letras, 2+ 9= número 11, otra vez presente ) fue un ferviente activista socialista en su juventud, arrestado en varias ocasiones por su beligerancia contra los dirigentes patronales y las políticas imperialistas, tanto en Suiza en 1903 como en Italia en 1908 y 1909. Mussolini militante del Partido Socialista Italiano, era un agitador de masas nato, en 1912 se hizo cargo del periódico socialista “Avanti!” y el
9 de Junio de 1914 fue elegido Consejero Comunal de Milán. El inicio de la Primera Guerra Mundial provoca un cambio abrupto en Mussolini. renuncia a seguir dirigiendo el diario “Avanti !” y crea un nuevo diario “Il Popolo d´Italia” de tendencia ultranacionalista lo cual provoca su expulsión fulminante del Partido Socialista Italiano. En 1915 se presenta voluntario para combatir en la Gran Guerra y es ascendido a cabo por méritos en combate. El 23 de Febrero de 1917 es herido en unas maniobras de entrenamiento al estallarle un mortero, es en esa época donde Mussolini entabla contacto con Sir Samuel Hoare (1880-1959) agente del MI5 británico. Esta información se hace pública recientemente en el diario británico The Guardian después de que el investigador Tom Kington tuviera acceso a documentos desclasificados de la agencia de inteligencia británica. Según estos documentos, Mussolini recibía 100 libras semanales, 6.400 euros actuales a la semana como mínimo durante el año 1917, para financiar su periódico ultranacionalista y su nuevo movimiento político, los fasci di combattimento, el futuro Partido Nacional Fascista fundado también un mes 11 (como no ), en noviembre de 1921. Era una auténtica fortuna “donar” 6.400 euros semanales para cualquiera de los mortales, pero no para la élite financiera. Para la banca internacional era una propina si lo comparamos con sus pingües beneficios. Había nacido el enemigo político del comunismo y el socialismo, su genuino rival antagónico. Y recordad todos ellos sin excepción financiados por la oligarquía “selecta” de banqueros internacionales.


Foto de Mussolini fichado por la policía en 1903

La violencia entre fascistas y socialistas era constante en las calles italianas, cabe recordar que Italia en aquella época era una monarquía parlamentaria de corte liberal dirigida por el rey Víctor Manuel
III ( 1869-1947 ). El año 1922 fue un año crucial en la toma del poder político por parte del Partido Fascista. Los grupos fascistas paramilitares de los camisas negras tomaron por la fuerza las ciudades de Ancona, Génova, Livorno, Parma, Bolzano y Trento. Es lo que Mussolini llama la revolución fascista. El 28 de octubre de 1922 “il Duce “ Benito Mussolini y sus camisas negras marchan sobre Roma. El rey Víctor Manuel III paraliza cualquier represalia contra los fascistas y encarga formar gobierno a Mussolini pese a que no contaba con mayoría en el parlamento sí que contaba con el apoyo de la élite financiera como demuestran los documentos desclasificados del servicio secreto británico, ante eso el Rey otro vasallo de la élite, no osa mover un dedo como es natural.
Italia se convierte en la primera conquista del fascismo en Europa, con la bendición de la élite financiera sin su apoyo e influencia económica y política hubiera sido imposible la asunción de la dictadura fascista italiana, los peones iban encajando en el gran tablero del poder. Y la mano del MI5 británico estaba muy presente. El espía Sir Samuel Hoare (1880-1959), encargado de la financiación de Mussolini, fue miembro de los servicios secretos británicos MI5 y MI6 desde su creación en 1909. Los servicios secretos británicos son considerados “la madre” de los servicios secretos occidentales. Gran parte de sus miembros pertenecían a una estructura secreta anterior que estaba al servicio de la élite financiera, la cual ya había establecido su centro de poder en Gran Bretaña desde la finalización de las guerras napoleónicas. Los grandes banqueros internacionales Rothschild, Morgan, Rockefeller, Warburg, etc.. son los impulsores a principios del siglo XX de los denominados servicios de inteligencia occidentales. Estos servicios secretos forman parte de las ramificaciones de poder con la que cuenta la élite financiera para la implementación de sus intereses, el gran error es creer que estos servicios de inteligencia sirven al pueblo o incluso a un gobierno. Sus verdaderos amos y no otros son ese grupo reducido de familias propietarias del sistema usurocrático. La Primera Guerra Mundial fue un éxito para la élite en todos los sentidos, tanto en el ámbito geopolítico como en el económico con la destrucción de los imperios europeos y su sustitución por repúblicas o monarquías liberales fuertemente endeudadas con el sistema financiero. Endeudados tanto los perdedores como los ganadores debido a los elevados costes de financiar una guerra de dimensiones globales. Negocio redondo para la élite financiera pero había algo más, este negocio de la guerra ya lo tenían desde hace doscientos años creando bandos antagónicos y enfrentándolos, ganando más y más dinero a cada guerra a cada enfrentamiento. Esta era una vieja artimaña de la cual ya eran expertos consumados. 


Mussolini en la Primera Guerra Mundial, foto del año 1917

Pero insisto ahora había algo más que el conocido negocio de la guerra, habían dado el primer paso en la constitución de un futuro gobierno mundial con la instauración de la Sociedad de Naciones ( la futura ONU ) totalmente controlada por ellos. Habían avanzado más en sus aspiraciones de control global en el periodo que va desde la instauración de la Reserva Federal de los Estados Unidos en 1913 hasta la creación de la Sociedad de Naciones en 1919 que en todo el siglo anterior. Habían experimentado sus tácticas sobre el terreno, el test había resultado positivo, ahora había llegado el momento de reforzar y crear nuevas estructuras supranacionales, la llamada síntesis resultante de enfrentar ideologías beligerantes entre sí, (la tesis + la antítesis). En ello estaban, posiblemente el liberalismo parlamentario no tendría los arrestos suficientes para enfrentarse a la amenaza comunista tal como se demostró en la Guerra Civil Rusa con la derrota del Ejército Blanco (compuesto por monárquicos y liberales) a manos de los Bolcheviques. Había que crear y financiar una nueva ideología más compacta, más beligerante y en Mussolini la élite financiera vio la pieza necesaria para frenar la expansión del movimiento marxista que ellos mismos se habían encargado de crear y financiar para descabezar al régimen Zarista reacio a ceder el control de su política monetaria a la oligarquía financiera dueña de la banca occidental y de la Reserva Federal de los Estados Unidos.
Siento romper los conceptos idealistas de algunos pero la verdad ni es agradable ni es fácil de digerir. Y en este blog vamos donde la verdad nos lleva. Todos los movimientos políticos o sociales a nivel global han sido financiados en algún momento por la élite financiera, TODOS, sin exclusión. Socialismo, independentismo, comunismo, fascismo, liberalismo y un largo etcétera. Algunos dirigentes de estos movimientos auspiciados por la élite trataron de liberarse de las cadenas de sus amos pero fueron siempre una pequeña minoría que fue “apartada del camino” por los medios que consideraron necesarios que son muchos y variados. De hecho la élite financiera como dueña absoluta del poder económico, del poder político y del poder mediático puede "liberarse" de dirigentes molestos con la misma facilidad que un elefante aplasta a una hormiga.

Fuentes:


http://es.wikipedia.org/wiki/Samuel_Hoare


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.