jueves, 16 de julio de 2015

EL CONFLICTO FINAL QUE NOS TRAERÁ A UN GOBIERNO MUNDIAL


Estamos muy cerca de un conflicto mundial de consecuencias imprevisibles para la población y digo bien cuando me refiero a la población ya que la élite que opera en la sombra siempre va a tener las espaldas cubiertas. En medio de una relativa calma aparente un proceso de sustitución de Estados Unidos como superpotencia mundial está en marcha con todo lo que ello acarreará para la estabilidad global. Sólo hay que fijarse en el creciente desprestigio del dólar respaldado por “humo” y los procesos desestabilizadores internos ( muy mediáticos) que la élite ha comenzado ha implementar en suelo estadounidense, enfocado a día de hoy “en dos lineas de actuación”, una es el reciente estallido de enfrentamientos raciales en el Sur mediante extraños y repentinos actos de agresión racista perpetrados por “lobos solitarios” complementado con el debate público abierto ( y también mediatizado) sobre la presencia de la bandera confederada en lugares públicos. La segunda linea de actuación desestabilizadora es un bulo difundido sobre las supuestas bases de “ Estado Islámico” en la frontera mexicana ( ver artículo publicado en este blog), otra torpe operación de desinformación vertida por la élite muy interesada en este tiempo en crear un proceso desestabilizador en el seno del gigante norteamericano.
Este proceso sustitutivo en el liderazgo geopolítico mundial ya había ocurrido antes de forma similar en los albores del siglo XX, con un galopante endeudamiento de Gran Bretaña al final de la Primera Guerra Mundial con la oligarquía financiera. Aquello al igual que hoy no fue un hecho casual, no sucedió de un día para otro, la “Gran Guerra” no fue ni mucho menos producto de un estallido repentino de fervor patriótico si no que fue un acto premeditado y programado por la élite económica para dar un nuevo paso en sus intereses de control global. En 1914 Estados Unidos ya tenía el potencial económico e industrial necesario para sustituir “en el trono“ a Gran Bretaña, el paralelismo en la actualidad con el potencial económico chino es innegable.


Hoy la potencia económica candidata al trono global es China y la potencia a sustituir es Estados Unidos y su sobrevalorado dólar. Pero ¡ ojo !, que China sea candidata “al trono de superpotencia mundial” no significa que vaya a conseguirlo, el proceso de transición en estos casos suele ser traumático, complejo y nada pacífico. La élite no tiene como objetivo aupar a China a la posición que ocupa hoy Estados Unidos, no es esa la cuestión. Ni tan siquiera los cacareados BRICS van a ser los que sustituyan al dólar en el mercado global como algunos piensan. Hay algo más que eso, la élite tiene en mente un plan maquiavélico para obtener al fin su ansiado Gobierno Mundial. El poder económico en la sombra permanecerá intacto al igual que en 1914. Sólo cambiará “la fachada pública” mediante el apuntalamiento de una de sus herramientas favoritas, las instituciones supranacionales. La asunción de Estados Unidos como primera potencia mundial y su victoria posterior en la Segunda Guerra Mundial, trajo consigo el nacimiento de una serie de instituciones supranacionales destinadas a utilizarse como instrumento de control global, financiadas y controladas por la élite dueña del sistema. Esto para muchos puede ser todo un choque mental pero nadie dijo que la realidad fuera agradable. ¿Que pensarías si conocieras que una sola gestora de fondos de inversión es accionista mayoritaria de los bancos propietarios de la Reserva Federal y de las 500 multinacionales privadas más importantes del mundo de todos los sectores imaginables ?. ¿ Y que los inversores mayoritarios de esos fondos de inversión que mueven trillones de dólares cada día son un puñado de familias que nunca trascienden en los medios de comunicación de los cuales son propietarios?. Difícil de digerir para algunos pero es esto lo que está pasando HOY en nuestro mundo.


El objetivo de esa oligarquía para el siglo XXI es claro, pasa en primera instancia por la sustitución de Estados Unidos como primera potencia mundial, ya se han sentado las bases económicas para ello, con el creciente desprestigio de un dólar basado en algo tan peligrosamente etéreo como “la confianza” y como no, con la instauración y promoción de los BRICS un brazo ejecutor más del poder financiero en la sombra. No os engañéis los BRICS no “son los salvadores de nada ni de nadie “ que no sean los propios intereses de sus Estados miembros. BRICS es la antítesis fabricada por la élite para enfrentarla con la tesis (Estados Unidos y sus países satélite de la UE) para lograr una SINTESIS. ¿ Pero cual será esa síntesis ?.
La superpotencia mundial del futuro más cercano ya no será una nación, sera una institución supranacional global bajo el mando de una oligarquía política que supuestamente será “representativa y democrática “ pero que en la práctica ejecutará los dictados del poder financiero en la sombra, muy al estilo de la UE, ese banco de pruebas del Nuevo Orden Mundial programado por la élite. Una nueva institución supranacional que emergerá de un conflicto bélico mundial, la Tercera Guerra Mundial que estallaría probablemente entorno a 2020 según muchos indicios que trataremos con detalle en un próximo artículo. Conflicto en el cual Rusia y Estados Unidos serían los “actores principales” de un drama que nos afectará a todos. ¿ A todos ?. A todos menos a esa oligarquía propietaria del sistema “constructora” de este hipotético plan maquiavélico.


Grecia podría ser una de las chispas que encienda la mecha de un conflicto global a una escala imprevisible para el mundo. Las duras condiciones impuestas por la élite a través de sus instituciones títere de la UE va a provocar un acercamiento progresivo de Grecia a Rusia y a los BRICS en un futuro muy cercano. De hecho el gobierno de Putin ya ha ofrecido ayuda energética a Grecia para comenzar una recuperación real de la economía griega, seguramente a través de la vuelta al Dracma. Las consecuencias geopolíticas de esa hipotética actuación serían enormes. Grecia puede decidir con el respaldo de Rusia, su salida de la OTAN si ésta abandona la zona Euro y de esa forma desestabilizar a la moneda común en los mercados financieros de manera irreparable, ¿ qué garantía tendría un inversor de que no se produciría un efecto contagio en otros países de la zona Euro?. Si en ese momento algún otro país propone su salida de la Zona Euro, tendremos la “tormenta perfecta” que derribará a Europa y al Euro como un castillo de naipes. Esta situación hipotética ya está siendo alentada por la élite del Nuevo Orden Mundial, no sólo con la financiación de los mal llamados partidos “anti-sistema” del sur de Europa. Podéis apostar a que esos partidos “anti-sistema” son muy pero que muy del sistema en sus capas directivas. Además en los países más estables macroeconómicamente hablando como Alemania, Finlandia o Austria se están financiando movimientos anti-europeístas muy fuertes, incluso con la capacidad de hacer caer a un gobierno como es el caso de Finlandia. Y que decir del próximo referéndum que se está preparando en Gran Bretaña en 2016 sobre su permanencia en la UE.


Nada de lo que esté por venir va a ser casual, ni fruto de la improvisación, es muy importante que seamos conscientes de ello. La hipotética salida de Grecia del Euro no hará más que enriquecer aún más si cabe a la élite global a través de los beneficios que le reportarán los derivados financieros en los que “ se apuesta” por esa salida. Lo que pierden por un lado lo ganan vía estos derivados financieros. Este concepto es muy importante que lo tengamos presente. La élite propietaria del sistema económico no pierde, sólo pierden los que se sitúan por debajo de esa oligarquía, ellos son el sistema y tienen todo el dinero y si tienen en algún momento que “dar un paso atrás”, es para tomar impulso y dar “dos pasos adelante”, no lo olvidéis jamás. El juego es enfrentar a Estados Unidos contra Rusia y paralelamente realizar “una voladura controlada y simultánea” de la moneda única europea y el dólar , terminar de fulminar a la economía Estadounidense mediante un conflicto bélico que agote en todos los sentidos a los contendientes.


De ese conflicto futuro que según algunos investigadores podría estallar entorno a 2020, surgirá un control global más férreo y una drástica reducción poblacional que es otro de “los sueños húmedos” de la élite para perpetuar su régimen en el tiempo y también una nueva moneda de referencia internacional que ya no será el dólar, y en la cual China será un actor principal en su proceso de creación como líder económico de los BRICS. De ese hipotético conflicto surgirá una economía mundial más unificada aún si cabe con nuevas y más reforzadas instituciones supranacionales de control poblacional y más restrictiva en cuanto a derechos sociales. La élite está muy interesada en aplicar “el modelo socio-económico chino” en todo el mundo bajo un “velo democrático”. Una oligarquía que someterá al pueblo a condiciones laborales draconianas, orientada a la consecución de beneficios e implacable con todo aquel que defienda al ser humano y a los pueblos frente al poder del dinero.
Grecia, Irán ( el reciente acuerdo nuclear no significa que no serán manipulados por la élite cuando lo necesiten ) o Ucrania pueden ser utilizados para llevarnos a un conflicto que derive en un gobierno mundial más férreo y a un sistema económico “a la china” dirigido por una oligarquía política títere, ya sin Estados Unidos ( tampoco con Rusia ) como “macho alfa” de la manada, pasando a “integrarse”, con una posición preferente eso sí junto al resto de pueblos en ese futuro “gran hermano global”, una entidad regida por la ley del beneficio y que gobernará al mundo como una Empresa. Los dueños de esa “Empresa Global” serán los de siempre, nos dirigirán y tratarán como consumidores no como ciudadanos, son los amos del tinglado desde hace cientos de años, ese reducido grupo de familias que no aparecen en la revista “Forbes” y que a través de sus gestoras de fondos de inversión controlan la economía mundial en la sombra.


                   "Nuestra Eurozona es un lugar inhóspito para la gente decente"

                       Yanis Varoufakis. Ex-Ministro de Economía Griego, 2015.


Fuentes:















No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.