martes, 23 de junio de 2015

EL BISABUELO DE ROCKEFELLER ERA UN VENDEDOR AMBULANTE DE “ELIXIRES MILAGROSOS”


Todos conocemos al gran magnate de las finanzas y del petroleo, patriarca de la familia Rockefeller en la actualidad,,el ya centenario David Rockefeller (1915-). Nombrar el apellido Rockefeller en el mundo es sinónimo de mencionar poder, dinero, ambición y control global . Todo ello canalizado a través de dos grandes conglomerados empresariales de los que participa entre otros como propietario, uno es la petrolera Exxon Mobil, la más grande y poderosa de Estados Unidos y la cuarta a nivel mundial y el otro es el JP Morgan Chase Bank, el quinto banco más grande del mundo y segundo de los Estados Unidos. Muchos conocen los inicios del Imperio Rockefeller, los comienzos del abuelo de David, John Davison Rockefeller (1839-1937), un ambicioso contable de Cleveland que triunfó en el negocio del petroleo con astucia, ingenio y por supuesto sin mostrar ningún tipo de escrúpulos ni piedad por sus competidores. Liderando su empresa la Standard and Oil (la futura Exxon Mobile) junto a su hermano William Avery Jr., convirtieron su humilde explotación petrolífera en la empresa estadounidense más lucrativa de la época. Llegando su Standard and Oil a refinar el 90% del petróleo de los Estados Unidos, ejerciendo de facto una situación de monopolio implacable. John Davison Rockefeller está considerado por los historiadores “oficiales” como el hombre con la fortuna personal más grande de todos los tiempos, una fortuna estimada en 663.400 millones de dólares de la actualidad ,según la revista Forbes, revista por cierto, en la cual jamás sale un Rothschild entre los más acaudalados, jamás, ¿por qué será, será ?. Del fundador de la saga Rockefeller, John Davison, es la famosa frase: “no trabaje por el dinero, deje que el dinero trabaje por usted”. Un dogma que ha llegado hasta nuestros días y nos ha llevado a todos a la ruinosa situación económica actual del sistema usurocrático especulativo, al borde del colapso y al borde de una Tercera Guerra Mundial. 
De su madre, Eliza, heredó la disciplina y el orden, John Davison tuvo una estricta educación calvinista, que su madre le inculcó desde su más tierna infancia. ¿Pero y su padre, William Avery Rockefeller ?. Pocos conocen las andanzas del padre del fundador del Imperio Rockefeller y bisabuelo del actual patriarca del Clan, David Rockefeller.


William Avery “Devil Bill” Rockefeller, (1810-1906), nacido en Granger, Nueva York, era el tercero de un total de diez hermanos, era conocido por el alias de Doctor William Levingston o “Devil Bill”. Rockefeller era un vendedor de “elixires curativos” ambulante, descendiente de una familia de emigrantes europeos originarios de Alemania, “Devil Bill” era un tipo inquieto y ambicioso que pasaba largas temporadas alejado de su esposa e hijos, los cuales residían en Cleveland, de hecho tenía una vida paralela, era padre de dos hijas fuera del matrimonio (Cornelia y Clorinda) fruto de su relación con su amante Nancy Brown. Bill Rockefeller, alias Doctor William Levingston viajaba de aquí para allá por todo el salvaje oeste, vendiendo su “milagroso elixir” para la cura de enfermedades a todo aquel incauto que se cruzaba en su camino. “Devil Bill” Rockefeller no demostraba ningún escrúpulo a la hora de lucrarse con la venta de su “milagroso” producto. Lo vendía a todas aquellas personas afectadas por dolencias que en muchos casos eran graves o directamente incurables, “Devil Bill” llamaba a su elixir de los milagros "Rock Oil " vendiéndolo nada más y nada menos que a 25 dólares la botella, lo que equivalía a dos meses del sueldo medio de un estadounidense de la época. Aquel brebaje era una mezcla de petróleo y laxante sin ningún tipo de efecto curativo.

William Avery " Devil Bill " Rockefeller

Este sujeto era el padre del fundador del imperio Rockefeller, John Davison Rockefeller, sin duda de su madre pudo aprender esa disciplina calvinista pero de su peculiar padre heredó la falta de escrúpulos y la codicia infinita para alcanzar sus objetivos, sin ninguna empatía por el adversario o por las víctimas que sufrían sus manejos. La historia de la saga Rockefeller está llena de grandes conquistas en el mundo empresarial pero muy pocos saben que el gran magnate fundador del Imperio Rockefeller era hijo de un vendedor de elixires milagrosos del salvaje oeste americano, potingue que lo mismo valía para hacer crecer el pelo que para curarte una neumonía, un auténtico farsante que pasó a la historia como “Devil Bill” y que estafo a centenares quizá miles de personas vendiendo humo.¿Os suena la canción?. ¿ Muy actual verdad?. 

Fuentes:











No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.