viernes, 19 de junio de 2015

LA GRAN ESTAFA POLITICA

Nos han vendido por activa y por pasiva que la democracia es el gobierno del pueblo, siendo los partidos políticos el medio de expresión de la soberanía popular. Nuestros dirigentes según nos cuenta este sistema llamado democrático son elegidos en elecciones libres y éstos a su vez gobiernan para mejorar las condiciones de los ciudadanos, mejoras sociales y económicas, es decir la consecución del llamado “estado del bienestar”. La realidad es muy diferente, el sistema está estructurado de tal manera que los medios de comunicación propiedad de la élite financiera han llegado a generar en la percepción popular un estado de opinión por el cual todo aquello que sale en los medios existe y aquello que no sale simplemente no existe o es directamente mentira. Los medios bombardean diariamente a los ciudadanos con información de los llamados “partidos mediáticos”. Estos partidos son auténticas máquinas de propaganda política, necesitados de cuantiosas cantidades de dinero para la financiación de sus enormes campañas políticas. Campañas y cuando no pre-campañas de duración permanente ya que se enlazan en el tiempo una y otra vez elecciones locales, regionales, nacionales o europeas a lo largo de todos y cada uno de los años. El gasto propagandístico es tan desbocado, tan desmesurado que es imposible que se puedan financiar únicamente con las cuotas de sus afiliados, con lo cual necesitan recurrir a la banca privada para financiar sus actividades y una vez en el poder hacer las leyes correspondientes que les aseguren una financiación cuantiosa para que su maquinaria propagandística esté perfectamente engrasada. El sistema esta estructurado de tal manera que resulta imposible hacer llegar un mensaje político a los ciudadanos si no cuentas con la financiación de la élite financiera y la difusión y el respaldo de sus medios de comunicación de masas. 


¿Permitiría la élite financiera la financiación y la difusión mediática de algún partido político que vaya realmente en contra de sus intereses ?. Y una pregunta aún más inquietante, ¿se va a atrever algún partido político financiado y difundido por la élite, a priorizar los intereses del ciudadano, de su propio pueblo en definitiva por encima de los intereses de la élite a la cual le debe su éxito ?. Si la respuesta es no, entonces el sistema democrático actual o gobierno del pueblo sería una auténtica farsa ya que las diferentes opciones políticas de izquierda o derecha tienen al mismo “padrino” detrás. “Padrino” al cual deben obedecer si desean mantener su estatus. Con lo cual en vez de tener partidos nacionales preocupados por su pueblo, tenemos partidos títeres preocupados por la conservación del sistema financiero al cual le deben todo. Los partidos minoritarios que disfrutan de un espacio menor en el panorama político pero con legítimas aspiraciones a tener presencia en las instituciones públicas, deben pasar el mismo filtro que pasan los partidos mayoritarios es decir la sumisión al poder financiero que controla la opinión pública a través de los medios de comunicación de su propiedad. Y que en definitiva controla el dinero a través del sistema usurocrático especulativo también de su propiedad.
Os adjunto un par de videos muy clarificadores sobre todo lo expuesto.

 



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.